Sobre el Feng Shui

 

El Feng Shui es un arte milenario que, junto con la Radiestesia, estudia en profundidad los movimientos energéticos del ambiente y cómo estos se relacionan con nuestra actividad. 

Estudia los ciclos naturales y los describe de forma tal que un individuo entrenado o sensible los pueda percibir y usar a su favor, para vivir en armonía con nuestro entorno.

Según el famoso principio que dice que "como es arriba es abajo y como es adentro es afuera", así también funciona el Feng Shui, estudiando la casa como una expresión de la persona, una manifestación de su inconsciente. Así como podemos ver que la habitación de un adolescente suele estar igual de caótica que su mente y su cuerpo, o que al ordenar, por ejemplo, nuestro escritorio podemos trabajar más despejados y con mayor claridad mental, de la misma manera a través del Feng Shui se puede identificar elementos que contribuyen a sostener ciertas situaciones en nuestra vida. Siguiendo con nuestro ejemplo, si uno nunca ordenara, sería muy difícil vivir una vida organizada, y al ordenar se genera también una respuesta acorde en nuestra mente y por ende en nuestra vida. 

De este modo, se genera un "diálogo" con nuestro inconciente (al ordenar le decimos a nuestra mente "bueno, es momento de concentrarse" y eliminamos los objetos que nos puedan distraer para darnos nuestra mejor chance). 

El Feng Shui nos provee de las herramientas necesarias para extender este diálogo al resto de nuestra vida, a otros ámbitos más complejos como las relaciones amorosas o el ingreso de dinero. Por medio de un estudio detallado del ambiente, se pueden generar las mejores condiciones para ayudarnos alcanzar todas nuestras metas.